“En Cadivi hubo un desguace voraz”: Diputado Jesús Faría

Combatir los cuellos de botella en la asignación de divisas y asignar la cantidad de divisas que necesita la economía venezolana para su pleno funcionamiento, forman parte de los pasos que deben cumplirse para combatir los problemas de escasez registrados en Venezuela, aseguró este miércoles el diputado por el Psuv Jesús Faría, miembro de la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, entrevistado en Venezolana de Televisión.

Afirmó que: “El problema estructural es la economía rentista, parasitaria”, que no se van a resolver en lo inmediato.

“¿Cómo superamos nosotros esta situación de angustia económica y de perturbación productiva? El tema clave está en la asignación de divisas, porque esta es una economía adicta a las divisas, que depende de las importaciones, eso no lo vas a superar tú en lo inmediato, si tú quieres que la economía funcione tienes que seguir importando, no nos gusta, pero eso es lo que hay, y para importar necesitas divisas, tú cortas ese flujo y por supuesto que la economía se resiente enseguida”.

“El que tenga el argumento, y desafortunadamente hay gente que tiene ese argumento, y de la vida política grupo microscópicos de la ultraizquierda dicen qué cómo es posible que podamos convivir con el sector privado, ¿cómo hacemos? ese es el 65% de la realidad, ¿lo vas a obviar?, lo que no puedes hacer es caer en sus brazos, ni el presidente Chávez lo hizo, ni el presidente Maduro lo va a hacer (…) tú tienes que entregar las divisas, pero las tienes que entregar de manera eficiente”, aseguró.

El parlamentario enfatizó que deben entregarse las divisas, “pero se tienen que entregar de manera eficiente, ¿qué significa eficiente? dárselo a los que necesitan, y no a las empresas de maletín, o a otras empresas fantasmas o a otros que se las roban sin ser empresas de maletín, darlas en montos suficientes, lo que se necesite para funcionar, eso no está ocurriendo, y en el momento oportuno, si no lo haces así van a haber cuellos de botella”.

El presidente de la Comisión de Finanzas de la AN aclaró que “los controles son magníficos, y los tenemos que hacer mucho mejor de lo que hicimos antes, hay una investigación donde yo estoy involucrado, participando, acerca del sistema cambiario, un desguace que se hizo ahí, voraz, no son los 25 mil millones de dólares que dicen, pero es un monto bien importante (…) entonces con ese argumento no asignan las divisas, (diciendo) ‘tenemos que afinar los controles’, no, es no puede ser, control sí, pero el control no puede ser asfixiar la economía, porque estarías dándole una ‘medicina’ a la economía que va a matar al enfermo”.

“Entonces la eficiencia es nuestra responsabilidad, que esas divisas sean entregadas en función de la recuperación del aparato productivo, pero si tú secas de divisas al aparato productivo, va a ocurrir un retroceso de la economía y ese será el mayor peligro (…) si el argumento es: no hay divisas, bueno nosotros tenemos diez meses en esto, hay diferentes alternativas que permiten la búsqueda de divisas para atender el tema fundamental”, sentenció.

Sobre las irregularidades detectadas en Cadivi dijo: “Es una historia muy grave, un sistema de control que permitió que la economía se desangrara, entre 2004 y 2008 se produjo el mayor boom de la economía que se conozca (…) si eso funciono entonces con un control de cambio, ahora también pudiera funcionar aplicando los mecanismos adecuados”.

“En Cadivi hemos podido detectar un conjunto de irregularidades”, recordó. Sobre las investigaciones con el uso de los dólares aseguró que: “No podemos permitir la impunidad, porque la impunidad es un estímulo tremendo a estos actos que son vergonzosos y asquerosos desde el punto de vista moral, y ahora tenemos que ir con mucha fuerza hacia los patrimonios de las personas involucradas en estos actos, existe una ley que pena esos delitos y hay que aplicar sanciones”.

 “Lo nuevo surge de lo viejo, es la negación de la negación (…) las revoluciones no son un cheque en blanco que las iniciamos y tienen que terminar bien (…)”.

“Pasamos de una situación de libertinaje, donde era muy fácil acceder a las divisas, los controles se habían relajado, ahora pasamos a controles que pueden asfixiar a la economía (…) es un mecanismo que es nuestra responsabilidad, no podemos ampararnos en que hay corrupción para no entregar divisas, porque es muy peligroso eso”, insistió.

“Los controles son necesarios, los controles no son enemigos del proceso productivo y el desarrollo de una sociedad, los controles pueden contribuir a la mayor eficiencia, ahora los controles en sí mismos también tienen que ser eficientes (…) un control perforado estimula la corrupción, un control demasiado riguroso puede asfixiar la economía, una de las asfixias se expresa en el mercado negro donde la divisa se pierde de vista, porque si en un economía parasitaria aplicas una medida equivocada ese ‘parasitismo’ se puede potenciar (…) el control aplicado de esa manera es contraproducente. El control no es la causa del problema, es la forma como se aplica el control, nosotros no podemos permitir que el control se prostituya de mano de los burgueses, de mano de los parásitos, pero tampoco podemos utilizarlo como la antesala del muerto que está a punto de morirse”.

“La transición al socialismo requiere de una economía sólida”, subrayó.

“Mientras no desarrollemos la crítica constructiva no podemos avanzar”, subrayó consultado sobre las consecuencias de su análisis sobre la realidad económica del país.

“El tema a largo plazo es industrializar al país”, opinó como la solución a largo plazo de los problemas estructurales de la economía.

“No podemos caer en el chantaje de no decir las cosas porque vayan a ser usadas por la oposición (…) Vengo acá a expresar mi opinión (…) no nos olvidemos de lo que dijo el comandante Chávez en su discurso del golpe de timón: eficiencia o nada”, afirmó.

Sobre los problemas en las empresas del Estado cuestionó el problema en Sidor, ¿cómo es posible que Sidor esté cerrada desde hace meses?”.

“Debemos hacer un debate amplio de lo que está ocurriendo en el país, debemos hacer un análisis, una evaluación descarnada de los diferentes síntomas que arroja la economía nacional y de manera inmediata aplicar los correctivos, porque de la economía depende la estabilidad del país y el futuro del país, por eso el presidente Maduro ha hecho un esfuerzo importante y ha llamado a una segunda ofensiva económica”.

“El término general es conocido, pero ese objetivo general hay que aterrizarlo en términos concretos, eso tiene que corresponderse con algo en la realidad, y allí, pienso yo, que quizá no estamos manejando la información completa, y si no se maneja la información completa no se pueden identificar ciertos problemas (…)

Entregar las divisas oportunamente, porque si no la economía se tranca, es uno de esos problemas (…) Elevar la eficiencia nuestra, ¿cómo lo hacemos? (…) si buena parte de la economía depende del sector público y sus empresas básicas, tenemos que atenderlo, no podemos arrastrar por tanto tiempo ese problema, tenemos que poner como el acumpurista, que pone la aguja en el dolor, pero ponerla de verdad, una política específica dirigida allí, y después actuar como una política de Estado , no puede ser que cada quien desarrolle su actuación y su propósito sin que el Estado actúe en su conjunto procurando cada una de las medidas y de las decisiones necesarias para que el aparato productivo sea realanzado”.

“Si la raíz del problema es estructural, no puede ser una medida superficial lo que la ataque”, reflexionó. “Aquí hace falta también un plan de mediano y largo plazo (…) una cosa es la visión y otra cosa es el plan, en qué tiempo vamos a hacer las cosas, cómo van a hacer las cosas”.