Matrimonio entre musulmán y católica da ejemplo de tolerancia en el Sínodo

La pareja de Costa de Marfil relató hoy sus 52 años de matrimonio ante los obispos reunidos en el Vaticano
En la tercera jornada del Sínodo cada sesión es introducida, como está siendo habitual, por un matrimonio que cuenta su experiencia y esta mañana tomó la palabra Jeannette Touré, católica de Costa de Marfil, casada desde hace 52 años con un musulmán.
Touré preguntó a los obispos sobre si la Iglesia católica tiene en cuenta que la familia ha cambiado en estos años y existen familias monoparentales, familias reconstituidas, familias rotas, o familias homosexuales pero también familias mixtas como la suya.
“Un musulmán y una mujer católica que comenzaron a amarse hace poco más de 52 años y se continúan amando aún, ¿pueden ser testigos del Evangelio para sus hijos, su familia, sus amigos y las diferentes comunidades religiosas?”, interpeló a la asamblea.
Para Touré, la respuesta a este interrogante es el “testimonio de su vida tras 52 años de vida en común, vivida en la tolerancia, el respeto mutuo a cada una de las creencias y el apoyo de unos a otros”.
La marfileña explicó que ella ha podido educar en la fe católica a sus cinco hijos, todos ellos bautizados, gracias a que su marido estaba de acuerdo.
Reconoce que a veces “modelos opuestos” no siempre tienen un final feliz en la familia, pero que el objetivo que se debe marcar una pareja es “buscar la felicidad de todos y de cada uno de los individuos”.