El Nuevo Herald: Inventarios de alimentos caen a niveles alarmantes en Venezuela

Los venezolanos — que llevan meses formados en largas filas para poder ingresar a los supermercados — no han visto aún lo peor de la escasez provocada por el colapso del modelo populista del chavismo, pero podrían hacerlo dentro de poco ante las advertencias de que los inventarios de los alimentos en el país han caído a niveles alarmantes.

Por Antonio Maria Delgado
adelgado@elnuevoherald.com

“Los organismos gremiales, que incluyen a las industrias farmacéutica y alimentos, están llegando a inventarios críticos”, dijo recientemente Eduardo Garmendia, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) en una entrevista con Unión Radio.

“Todo el sistema industrial está afectado por las dificultades para adquirir materias primas, pero obviamente es natural que los productos de primera necesidad sientan el efecto más importante porque el impacto directo es mayor, estamos hablando de medicinas y alimentos”, afirmó Garmendia.

En el caso de los alimentos, los inventarios de las principales industrias productoras del país alcanzan para menos de un mes, según datos de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos (Cavidea).

“En lo que va de año hay empresas de alimentos a las que no se le ha asignado ni un dólar”, dijo a la prensa local Pablo Baraybar, presidente de Cavidea. “En algunas líneas nos quedan inventarios de 10 a 20 días”.

Para el venezolano en la calle, eso significa que las ya extensas dificultades que enfrenta para poner el pan sobre la mesa están por incrementarse exponencialmente.

“Hay una verdadera tormenta que se está formando por falta de dólares. La situación es desesperada y está en vías de tornarse peor”, comentó Russell M. Dallen, editor en jefe de Latin American Herald Tribune, quien lleva años siguiendo de cerca el comportamiento de la realidad venezolana.

“En los próximos dos o tres meses vamos a ver una escasez terrible, mucho peor de la que se ha visto hasta el momento. No solamente porque los niveles de inventarios ya están por el piso, sino porque en este momento aún no se están autorizando las importaciones” de los productos que se van a necesitar dentro de ocho o 12 semanas.

Seguir leyendo: El Nuevo Herald