Belén: la historia de la reina del quitiplá llega a los cines

Inspiración vital, existencial y musical. Así se define la esencia de Belén María Palacios, la reina del quitiplá, una heroína que llevó más allá el poder de su instrumento en Venezuela y el mundo. Esa historia se estrenará en las salas de cine de Venezuela el próximo 14 de octubre con la película Belén, ópera prima de la directora Adriana Vila. El filme muestra cómo una humilde agricultora, cacaotera, músico, representante social, cultural y espiritual transformó las almas de quienes la conocieron, con la fuerza de sus acciones sencillas, su convicción y sabiduría, útiles para cambiar al mundo. Un viaje hacia la comprensión del poder de la música y de sus acciones auténticas.

La trama transcurre entre miradas, testimonios y sensaciones de distintos personajes que formaron parte de su vida: músicos de todo el continente americano, espectadores, comunidades afroamericanas y gente de los pueblos. La protagonista representa un pilar para todos sus seguidores, en especial dentro de la familia extendida de la diáspora africana. Su figura como agente de cambio del estereotipo de la mujer afrovenezolana es vital en la transformación que protagonizó sin imponerse ante nada ni nadie, con naturalidad y melodías sinceras que se retratan en el documental a través del Grupo Femenino Elegguá, Brother Ah Ensemble de Estados Unidos, Papá Roncón de Ecuador, los puertorriqueños Los Majaderos de Cachete Maldonado y Vnote Ensemble (Estados Unidos, Venezuela), con intervenciones tamboreras de Juan R. Berbín.

Un retrato fílmico esencial para mostrarle al mundo que una sola mujer, con sus acciones humildes, su trabajo constante y sincero, y el poder de su música, puede ser el impulso para la transformación individual y colectiva. Un rito de paso a la recuperación de los valores terrenales y la fuerza espiritual. El largometraje es el resultado de siete años de investigación de la realizadora, quien después de un trabajo etnográfico en Tapipa en convivencia con Belén, recorrió cámara en mano, junto con su equipo, cuatro países para registrar con fidelidad el andar de la obra de Belén por Venezuela, Estados Unidos, Puerto Rico y Ecuador, un montaje de más de 300 horas de material encontrado (found footage) y 70 horas de entrevistas.

El filme tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Cine FID Marseille, en Francia, el pasado julio. En octubre, competirá en la Selección Oficial del prestigioso Margaret Mead Film Festival, que se realizará en el Museo Natural de Historia de Nueva York, importante competición cinematográfica en la que participan países de todo el mundo, un encuentro pluricultural y multiétnico.