La Asamblea General de la ONU investigará crímenes en Siria

La Asamblea General de la ONU aprobó la creación de una comisión encargada de apoyar la investigación de los crímenes más graves cometidos en la guerra en Siria.

La iniciativa, impulsada por Liechtenstein con el apoyo de decenas de países, obtuvo 105 votos a favor, 15 en contra y 52 abstenciones.

El texto establece un “mecanismo internacional, imparcial e independiente” para asistir en la investigación y procesamiento de los responsables de los crímenes más serios cometidos en Siria desde marzo de 2011.

Ese órgano deberá cooperar con la comisión de investigación sobre Siria ya existente desde 2011 para recopilar, consolidar, preservar y analizar las pruebas de violaciones de las normas internacionales humanitarias y de derechos humanos.

La Asamblea General encarga a la Secretaría General el desarrollo en un plazo de veinte días de los detalles de este mecanismo para su rápida puesta en marcha.

El texto aprobado subraya la “necesidad de asegurar la rendición de cuentas” por lo ocurrido en Siria con procesos adecuados a nivel nacional e internacional.

Rusia y otros países como Irán, Venezuela, Cuba o Suráfrica se mostraron muy críticos con la resolución y defendieron que la Asamblea General está extralimitándose y cometiendo una injerencia en los asuntos internos de Siria.

El Gobierno sirio, por su parte, insistió sin éxito en que el voto no debía producirse, alegando que la Asamblea General no tiene competencias para ocuparse de este asunto.