Arzobispo de Valencia deplora hechos en Residencia Cristo Rey

El arzobispo de la ciudad de Valencia, monseñor Reinaldo Del Prette, consignó este jueves una carta dirigida al comisario jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Carabobo, José Meléndez, en la que deploró el trato que recibieron las religiosas de la residencia Cristo Rey en Guaparo, la madrugada del lunes pasado, cuando organismos de seguridad allanaron la casa de las monjas y luego de someterlas a momentos de terror, se llevaron algunos equipos y una computadora.

En la correspondencia, monseñor Del Prette refirió que la residencia ha servido para albergar a jóvenes universitarias por más de 50 años, no sólo de otros estados del país,  sino también del exterior que vinieron a Valencia a estudiar y que ha sido dirigida por la comunidad religiosa “Hijas de Cristo Rey”.

“Esta acción violenta, sin ningún orden de visita domiciliaria, emitida por un tribunal, generó zozobra, angustia, temor y miedo en las cinco (5) religiosas, muy mayores que se encontraban en el lugar. Todavía el día de hoy, están alteradas en su estado de ánimo.

 

“Definitivamente, dicha irrupción fue un atropello que no dudo en calificar de torpe y desdice mucho de una Institución de seguridad pública que tiene a su cargo labores de inteligencia, pues, muy poca inteligencia y falta de sindéresis demostraron en esta incursión a dicha Residencia, donde lo que había eran religiosas mayores”, expresó el Monseñor.

Continuó: “Asimismo, estos funcionarios decomisaron equipos de seguridad de la Residencia, como un DVR, un equipo de computación perteneciente a una de las religiosas, el disco duro que se encontraba ubicado en la recepción de la Residencia y un router (wi-fi); espero que dichos equipos sean devueltos en muy corto tiempo a la Residencia de donde fueron retirados”.

Luego del asalto al Fuerte Paramacay, los cuerpos de seguridad y de inteligencia del Estado se desplegaron en distintas zonas del estado Carabobo. Buscan a presuntos implicados en este hecho y las armas que lograron sacar de la 41 Brigada Blindada el domingo 6 de agosto en la madrugada. Uno de los sitios allanados fue esta residencia religiosa.