Los Diez Mandamientos: una mirada desde el socialesclavismo

Para iniciar nuestra reflexión tenemos que el principal tema del Génesis, tal vez de
la Biblia, y la mayoría de los textos que tocan o rigen el tema espiritual, es la
Libertad y la forma de administrarla. Libertad, de qué o de quién; del estado en
manos de faraón. Si nos ceñimos al texto, para lograr la libertad, el pueblo elegido
debe dejar de adorar a los falsos dioses, para adorar a un dios verdadero y de
amor. La receta desde el judeocristinismo son los diez mandamientos. De todos es
conocido que Moisés cuando escucha a “yo soy el que soy” se escucha a sí
mismo, pues de todos es sabido que para amar a dios “Yo soy el que soy” debes
amarte a ti. Amar a dios es amarte a ti, tú mismo. Es una poderosa arma. Más
poderosa que un millón de bombas atómicas.
“Yo soy el que soy” da una mágica receta a Moisés. Diez mandamientos
Comienza por una verdadera revolución. Hasta ese momento el mundo sólo
conocía el socialesclavismo, la servidumbre. Dios expresa que no tengamos
dioses ajenos, vale decir, ni al estado, ni a quienes gobiernan exacerbando al
estado, cual dios, para usufructuar el trabajo de los gobernados. Dicta dios en la
interioridad de los hombres que son libres de todo yugo o atadura. Ordena que no
hagas imagen de otros en ti, pues gobernados y gobernadores son y tienen el
mismo rango, iguales derechos políticos, sociales y económicos
Recalca que debes tomarte un día para meditar en dios, en ti. Llenarte de gloria
honrando a tu padre y tu madre, pues el altar de ese nuevo hombre es la familia, y
recalcamos no es el dios estado, ese que aboga por el socialesclavismo y la
servidumbre. Siendo que dios mora en cada uno; teniendo iguales derechos, no
debemos matar por mano, ni por cuenta propia. La familia es nuestro nuevo
núcleo, y por tal el adulterio es deleznable. Dado que atenta contra nuestra casa y
la del prójimo
No robar, ni mentir tiene una connotación de libre economía. De fuertes y
poderosas redes de intercambio que deben estar protegidas por una capa o mano
invisible, diría luego Adam Smith, que dan soporte al comercio y la libre empresa

como una poderosa base y fuerza social, donde el individuo y su familia pueden
refugiarse; pueden acudir, para con el sudor de su frente, ganarse el sustento
diario. Por eso mentir y robar es parte de los socialesclavistas que para someterte
a la servidumbre y al esclavismo mienten y roban (corrupción, la catalogan hoy
día). Además, matan (generando guerras) desean la mujer del prójimo, deshonran
a sus padres…su casa; levantan falsos testimonios, pensamientos y deseos
impuros, y codician los bienes ajenos.
En la montaña o en el monte a Moisés en la calma de su tormento, en el callado
susurro del viento, le invitan a adaptarse a su libertad, transformando su vida e
impulsar el avance, pues pocas cosas son muchas cosas. Afrontar problemas es
resolver problemas. Es zafarse del socialesclavismo
Recalcamos que Los Diez Mandamientos desde el socialesclavismo su principal
tema es la Libertad y la forma de administrarla
Bladimir Díaz Borges
Si quieres seguir nuestros contenidos
@bladimirdiaz
Difusión científica por
@revistanegotium / @revistaorbis / @fundacionunamun