Cenas para dormir y descansar mejor

En esta ocasión el menú de Pepe Rodríguez pretende facilitar un mejor dormir y favorecer el sueño,  ya que la alimentación tiene relación directa con las horas de descanso.

El menú viene avalado por los conocimientos de la doctora Paula Giménez, del hospital HLA Vistahermosa, de Alicante, neurofisióloga y responsable de la Unidad del Sueño.

¿Cómo afecta la alimentación a nuestro descanso? 

Para dormir -precisa la doctora- el cuerpo debe fabricar melatonina, y para fabricar melatonina necesitamos un aminoácido denominado triptófano, aminoácido que el cuerpo no fabrica y obtiene, sí o sí, de la dieta.

El menú de Pepe Rodríguez combina una tarta de verdura, tipo pizza, con berenjena, tomate, calabacín, aceite de oliva y orégano; pollo guisado con verdura, de segundo; y panacota con piña salteada.

La doctora Paula Giménez revela que tanto el pollo como el pavo contienen triptófano favorecedor del sueño, así como los lácteos.

Cena de pobre

Dice el refrán que hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un pobre. Ese es el ritmo que sigue nuestro organismo, adaptado al ritmo de vida que llevamos y a los biorritmos naturales del organismo.

Por la mañana necesitamos obtener energía para todo el día, mientras que por la noche solo tenemos que evitar irnos a dormir con hambre.

El problema es que solemos hacerlo al revés. La mayoría de las personas apenas desayunan, por falta de tiempo o de costumbre, lo cual puede desgastar mucho el organismo y promover estados de fatiga y estrés.

El ritmo estresante de trabajo también impide que muchas personas puedan relajarse hasta las horas de la tarde o noche, un momento en el que aparece toda el hambre acumulada.

La cena no se quema

Es importante destacar que nuestro organismo no va a utilizar la energía que obtiene con la mayor parte de lo que comemos por la noche.

Al contrario, se va a convertir en grasa de reserva y además va a dificultar la función del hígado, un órgano que se regenera durante las primeras horas de la madrugada, siempre y cuando no tenga que estar trabajando en el proceso digestivo.

Si el hígado se sobrecarga por el esfuerzo de la cena, esto también afectará a nuestro descanso y, como consecuencia, a nuestro nivel de energía por la mañana.

Algunos menús

Crema de verduras con avena

Las cremas de verduras son la cena ideal para quienes tienen mucha hambre por la noche, ya que nos permiten llenar el estómago a la vez que nos aportan una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra.

Si además le añadimos unos copos de avena, sumaremos también las propiedades de este cereal, el cual nos ayuda a regular el sistema nervioso y relajarnos, por lo que es una buena opción para la noche.

Ensalada de tomate y aguacate y tortilla de verduras

La lechuga es un vegetal muy rico en agua y fibra que no todas las personas pueden digerir bien. Por este motivo, si queremos comer vegetales crudos por la noche, una opción consiste en evitar la lechuga y optar, por ejemplo, por el tomate, rico en antioxidantes.

Además, si le añadimos un delicioso aguacate conseguiremos una ensalada muy completa a nivel nutricional. Podemos condimentarlo con orégano y albahaca.

Por su parte, el huevo nos aporta la ración de proteína que no debería faltar nunca en la cena. Además, es un alimento muy nutritivo y fácil de digerir.