“En economía lo que se controla, pierde el control”

A propósito de las recientes medidas económicas implementadas por el gobierno nacional, el economista Benjamín Tripier, las calificó “como medidas políticas con contenido económico y para rescatar la economía en Venezuela, hay que quitarse el lente político”.

Señaló que se nota que había una intencionalidad según la que si funcionaban o no económicamente no era lo relevante, lo importante era el anuncio en sí mismo, porque produjo un impacto sin importar lo que contenían las medidas. Así lo publicóeluniversal.com

“No hay que perder de vista que estamos en el ambiente de una revolución que va avanzando y que va cumpliendo sus propios objetivos, que no son nuevos, ni desconocidos, ni sorpresivos que arrancan con el primer Plan de la Patria 2007-2013 (Plan Simón Bolívar) y que después va evolucionando con el de 2013-2019 y luego el de 2019-2025”, indicó Benjamín Tripier.

En opinión del también Consultor de Gerencia en Análisis de Entorno, todo lo que va ocurriendo forma parte del marco de una estrategia revolucionaria y esa estrategia tiene su intención política, pero la prioridad no es económica, ni cultural.

Es importante entender esto porque no se pueden esperar soluciones a lo que la economía ortodoxa considera una solución, explicó Tripier.

“Esto hay que analizarlo dentro de un exitoso marco revolucionario que va cumpliendo sus objetivos, que no coinciden con las metas que podría tener un ciudadano común acostumbrado a un cierto nivel de bienestar no revolucionario”, apuntó el experto en comercio binacional.

Sostuvo que todo hace suponer que debe haber un nivel de sacrificio o de sufrimiento que parte de la épica revolucionaria.

No obstante, recomienda para que todos vivamos bien, así no sea totalmente revolucionario habría que tomar algunas medidas como reponer inventarios, levantar el valor proteico de la alimentación de la población venezolana, subir el peso promedio de las personas que ha venido decayendo y otra cantidad de elementos que están atados a la economía y que la única que lo va a poder responder va a ser la lógica económica tradicional y no la lógica económica revolucionaria.

También sugiere que se bajen los controles de producción y precios porque eso inhibe la fabricación y profundiza la recesión; pero para que las clases más vulnerables no reciban el impacto de alivianar los controles de precios, que se coloquen subsidios directos en las cajas de los supermercados.

Puntualizó que cuando “algo se controla, se pierde el control, y en economía, lo que controlas termina descontrolado”.