Familiares de Fernando Albán exigen justicia a un mes de su muerte

Los familiares del concejal Fernando Albán emitieron un comunicado este jueves 8 de noviembre para denunciar las irregularidades que rodearon el caso, a un mes de su muerte.

Albán, quien murió el pasado 8 de octubre tras caer del piso 10 de la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Plaza Venezuela, permanecía bajo custodia por su supuesta participación en el atentado con drones que ocurrido en agosto contra el presidente Nicolás Maduro.

“A un mes de su muerte hemos guardado silencio, orando por su alma, intentado sobrellevar el infinito dolor, vacío e impotencia, causados por su abrupta e injustificada partida. Intentando comprender lo sucedido y rogando a Dios que se haga justicia”, resalta el comunicado.

El Fiscal General designado por la Asamblea Constituyente (ANC), Tarek William Saab, calificó el hecho como suicidio, tesis que ha sido fuertemente cuestionada por familiares de Albán, dirigentes opositores y organismos internacionales.

A continuación, el comunicado completo:

Nosotros, esposa, hijos, padres, hermanas y demás familiares del Concejal FERNANDO ALBÁN SALAZAR, quien perdió su vida bajo custodia del SEBIN en fecha 8 de octubre de 2018, queremos hacer del conocimiento de la opinión pública nacional e internacional y de los organismos internacionales de protección de los Derechos Humanos lo siguiente:

Ante todo, damos gracias a Dios por habernos brindado la gracia y la dicha de haber conocido, vivido y compartido el amor y las acciones de un hombre maravilloso, recto, alegre, trabajador, amoroso, bondadoso y digno: FERNANDO ALBÁN. También damos gracias a la Iglesia Católica y otras iglesias, al Partido Primero Justicia y otros partidos demócratas, a los amigos de Fernando y nuestros, y a los cientos de personas que sin conocerlo personalmente, sabían de su labor social, y nos han manifestado su solidaridad y apoyo.

A un mes de su muerte hemos guardado silencio, orando por su alma, intentado sobrellevar el infinito dolor, vacío e impotencia, causados por su abrupta e injustificada partida. Intentando comprender lo sucedido y rogando a Dios que se haga justicia.

Hasta hoy, solo estamos conscientes y así lo denunciamos que, FERNANDO y su familia fue víctima de una cruel persecución desde el año 2016, obligando a su esposa e hijos a exiliarse en otro país; que fue detenido arbitrariamente por el solo hecho de haberse reunido con miembros de su partido en la ciudad de Nueva York en el marco de las actividades de la Asamblea General de las Naciones Unidas; incomunicado y desaparecido forzosamente por el SEBIN por más de 24 horas; jamás fue presentado ante el tribunal competente y se le mantuvo privado de libertad aún vencido el lapso que dispone la Constitución y la ley; todo ello, en un procedimiento judicial plagado de violaciones al debido proceso, y cuyo fin era que acusará falsamente a Julio Borges del supuesto intento de magnicidio. Luego de esto, sobrevino inusitadamente su muerte. Esto es lo que sabemos.

Lo que aún no sabemos ni comprendemos, y por ello, denunciamos ante la comunidad nacional e internacional, y tomaremos las acciones pertinentes para lograr justicia, es: ¿Por qué el Fiscal General (de cuestionada legitimidad por no haber sido designado por el órgano constitucionalmente competente), señor TAREK WILLIAN SAAB, al informar sobre la muerte de Fernando, calificó su muerte, de manera precoz e ilegal, como un “suicidio”, sin haber realizado investigación de ningún tipo? ¿Por qué posteriormente se contradijo en cuanto a la forma en que habrían ocurrido los hechos, y sus declaraciones también son contradictorias a las dadas por el Ministro de Interior y Justicia NESTOR REVEROL (en funciones, a pesar de haber sido destituido por la Asamblea Nacional por graves violaciones a los Derechos Humanos)? ¿Por qué el señor SAAB mintió diciendo en rueda de prensa que ha entregado a los familiares la autopsia?, cuando eso es radicalmente falso. ¿Por qué no se conoce con certeza quién realizó la autopsia, ni sus credenciales profesionales? Si supuestamente existe una investigación sobre la muerte, ¿por qué no se ha notificado a ningún familiar? ¿Por qué el mismo señor SAAB en vez de verificar una investigación transparente, amenaza a quienes señalen que se cometió un homicidio?

“A Fernando Albán lo torturaron y asesinaron”, han afirmado, un diputado de la Asamblea Nacional, la Fiscal General designada legítimamente por la Asamblea Nacional, el Partido Primero Justicia, miembros del parlamento Español y del Europarlamento. Fernando murió “bajo la custodia del Estado”, era conocido opositor al Gobierno, y su supuesto “suicidio” se verificó en “circunstancias inexplicadas”, todo lo cual, encuadra en los específicos supuestos de “muerte potencialmente ilícita”, en los términos del Protocolo de Minnesota, el cual debe ser aplicado en la presente investigación, al igual que el Protocolo de Estambul, por las torturas a las que podría haber sido sometido. Tenemos derecho a saber lo que le ocurrió a FERNANDO ALBÁN y en Venezuela no contamos con un sistema que pueda garantizar que se haga justicia en su caso, por ello exigimos se practique una investigación independiente, con participación de expertos designados por los familiares a los fines de establecer si estamos en presencia de una ejecución extrajudicial. Solicitamos a la Asamblea Nacional, al partido Primero Justicia, la Organización de Estados Americanos y a la Organización de las Naciones Unidas, que intervengan y ayuden en este propósito. Exigimos Justicia para FERNANDO ALBÁN.

MEUDY OSIO DE ALBÁN y demás familiares.