Editorial: No hay vuelta atrás