Exabogado de Trump no tiene pruebas pero sí sospechas de nexos con Rusia

Michael Cohen, exabogado personal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el miércoles en el Congreso que no tiene pruebas específicas de que su exjefe y entonces candidato hubiera complotado con Rusia en su carrera a la Casa Blanca, pero afirmó tener sus sospechas.

Durante el testimonio de Cohen acerca de su relación profesional de una década con Trump, el exasesor del hoy mandatario dio ejemplos de cómo Trump o sus familiares tuvieron tratos con Moscú, o con personalidades rusas, durante la campaña de 2016.

“Se han planteado preguntas sobre si conozco evidencia directa de que el señor Trump o su campaña se hayan asociado con Rusia. No, quiero ser claro. Pero tengo mis sospechas. “, dijo Cohen al Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes.

El exasesor, quien ya ha sido condenado a tres años de cárcel por delitos relacionados en parte con su trabajo para Trump, dijo que cree que el hoy mandatario tuvo conocimiento anticipado de una reunión de junio de 2016 entre miembros de su campaña, incluido su hijo, y una abogada rusa que vendía basura para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Poco antes de esa reunión en la Torre Trump en Nueva York, Cohen le dijo a los legisladores que escuchó a Trump Jr decirle a su padre que la reunión con los rusos está lista, a lo que Trump respondió: “Bien, bien, háganmelo saber”.

Cohen también dijo que Trump supo y dirigió las negociaciones para una Torre Trump en Moscú durante la campaña electoral de 2016, incluso mientras negaba cualquier vínculo comercial con los rusos, y luego le dijo a Cohen que mintiera sobre eso. 

“Trump mintió al respecto porque estaba dispuesto a ganar cientos de millones de dólares en el proyecto inmobiliario de Moscú”, dijo Cohen.

El martes, Cohen testificó a puerta cerrada ante el Comité de Inteligencia del Senado, donde probablemente fue interrogado sobre su conocimiento de los vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

Cohen ha dicho que fue interrogado siete veces por el fiscal especial Robert Mueller, quien lidera la extensa investigación del Departamento de Justicia sobre la interferencia rusa en las elecciones y la posible colusión con la campaña de Trump.

El equipo de Mueller, que ya ha acusado a seis exasociados de Trump y asesores de alto rango, parece estar llegando al final de su investigación.

En la audiencia del miércoles, Cohen le dijo a los legisladores: “El deseo de ganar de Trump lo haría trabajar con cualquiera”. 

“¿Tendría el potencial de cooperar o conspirar con una potencia extranjera para ganar la presidencia a toda costa?”, preguntó la legisladora demócrata Debbie Wasserman Schultz.

“Sí”, respondió Cohen.

El abogado señaló además saber de otras investigaciones penales que implican a Trump.