Ir a un diálogo es caer en la trampa de satanás