Editorial: Se ha roto la cadena de mando – El Citizen EVTV