Crisis venezolana aumenta las solicitudes de asilo en Europa

El número de personas que buscan asilo político en la Unión Europea está aumentando de nuevo por los refugiados latinoamericanos, pero se espera que los flujos se mantengan muy por debajo de los niveles durante la crisis migratoria de Europa en 2015, según un informe publicado este lunes

Entre enero y mayo, los miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), que incluye a los 28 países de la UE más Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein, registraron más de 290.000 solicitudes de asilo, alza del 11% frente al mismo periodo de 2018, dijo la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés).

El aumento se debió en parte al incremento de venezolanos y otros solicitantes de asilo latinoamericanos que huyen de las crisis políticas y económicas en sus países.

Los venezolanos se convirtieron en la segunda nacionalidad, detrás de los sirios, en pedir asilo en Europa con 18.400 solicitudes en los primeros cinco meses del año, casi el doble que en el mismo período en 2018. Se estima que 3 millones de personas han huido de Venezuela desde el inicio de la crisis del país, la mayoría a países vecinos.

Los estados europeos también registraron un aumento en la llegada de colombianos, así como más solicitudes de asilo de ciudadanos de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Perú, según la EASO.

Eso ha provocado un aumento de casi el 50% de las solicitudes en España durante el año pasado a medida que se consolidaba esta tendencia, ya que la mayoría de los venezolanos que se dirigen a Europa buscan refugio en un país con el que comparten lengua y cultura.

Por su parte, España se ha convertido en uno de los principales receptores de solicitudes de asilo de la UE, casi tantas como Italia, uno de los países más afectados por la crisis de 2015. El año pasado, Roma bajó las llegadas a la mitad tras la introducción de controles fronterizos más estrictos.

No obstante, Alemania sigue siendo con diferencia el país que más solicitudes recibe en Europa, a pesar de que su número se redujo en un 17% el año pasado hasta casi 185.000.

Sólo una fracción de los solicitantes de asilo son aceptados por los estados europeos, y los rechazados se ven obligados a volver a casa o a presentar una segunda solicitud. La EASO dijo que el reciente aumento era probablemente temporal, y que las cifras estaban muy por debajo del período de crisis de 2015.

Con información de Reuters