PDVSA detendrá indefinidamente la producción de crudo mejorado en agosto

La petrolera estatal de Venezuela, PDVSA, planea detener indefinidamente la producción de los crudos sintéticos o mejorados de la Faja del Orinoco en agosto, y en su lugar está degradando los mejoradores a instalaciones de mezcla para la producción de crudo Merey 16, según un informe interno revisado por S&P Global Platts el miércoles.

Por DMB | lapatilla.com

Sin embargo, dado que las sanciones de Estados Unidos han impedido la importación de crudo ligero y nafta pesada en Venezuela, PDVSA se prepara para otra caída en la producción y exportaciones de crudo en agosto, según el informe.

PDVSA opera cuatro mejoradores en la Faja del Orinoco: Petropiar (con Chevron) con capacidad de 190.000 b/d; Petromonagas (con Rosneft) con capacidad de 120.000 b/d; Petrocedeño (con Total y Equinor) con capacidad de 202.000 b/d; y el 100% propiedad de Pdvsa, Petro San Féliz, fuera de servicio, con capacidad de 120.000 b/d.

Según el informe de agosto de PDVSA, Petropiar está operando al 58% de su capacidad, Petromonagas al 50% y Petrocedeño al 46%.

Los crudos sintéticos producidos en los mejoradores, como el Special Hamaca Blend y el Zuata Sweet, eran destinados a refinerías en los EE. UU. antes de que se impusieran sanciones en enero y desde entonces se han vendido “en condiciones desfavorables del mercado” a Asia, según el informe de PDVSA.

La compañía señaló que “se ha visto obligado a ofrecer descuentos significativos que han afectado el valor de dichos crudos y complicado su colocación, ya que algunos clientes se han negado a aceptar la entrega de la venta”.

En enero, EE. UU. impuso sanciones a PDVSA que han servido como una prohibición de facto a las importaciones estadounidenses de crudo venezolano y una prohibición inmediata a las exportaciones estadounidenses de diluyentes a Venezuela. El 28 de abril, los Estados Unidos prohibieron las transacciones entre empresas no estadounidenses y PDVSA que involucran al sistema financiero de los Estados Unidos, esencialmente prohibiendo el uso de dólares estadounidenses en todas las transacciones con PDVSA.

En junio, el Departamento del Tesoro de EE. UU. anunció nuevas prohibiciones de prácticamente todo el comercio de diluyentes con PDVSA, que la empresa utiliza en la producción y comercialización de sus crudos pesados.

Tres mejoradores de Orinoco se han convertido en instalaciones de mezcla con el exclusivo propósito de producir Merey 16. Sin embargo, se espera que esas instalaciones operen por debajo de su capacidad, debido a la menor disponibilidad de crudo ligero y nafta para diluyentes.

Según PDVSA, los mejoradores “tienen importantes debilidades técnicas operativas que están resultando en la producción de crudos mejorados fuera de las especificaciones de calidad exigidas por los nuevos mercados, una situación que limita la posibilidad de comercializarlos, tanto para exportación como para refinerías nacionales”.

El informe de PDVSA estima que la producción de crudo de Venezuela podría caer a 988.000 b/d en agosto desde 1,2 millones de b/d a principios de junio. Sin embargo, las estimaciones de producción de PDVSA superan los informes de fuentes secundarias  de la Opep e incluso otros informes internos, ya que probablemente incluyen el el total los diluyentes importados que se mezclan con el crudo pesado de Venezuela.

La última encuesta de producción de Platts OPEP muestra que Venezuela produjo 760.000 b/d en junio.

PDVSA estima que sus exportaciones de crudo de agosto caerán a 685.000 b/d desde 776.000 b/d en junio. Las exportaciones consistirán principalmente en Merey 16, una mezcla de crudo extra pesado del Orinoco, crudos livianos y diluyentes

Sin embargo, debido a que PDVSA no puede obtener nafta pesada bruta y ligera para el diluyente, la compañía recurrirá al uso de su producción cada vez más escasa del crudo Mesa 30 y crudos ligeros de Santa Bárbara como diluyente de mezcla.

La producción de Mesa 30 se estima en 202.000 b/d para agosto, y Santa Barbara en 58,000 b/d. Ambos crudos están destinados a la producción de Merey 16 en las plantas de mejoramiento convertidas en instalaciones de mezcla.

“Para recuperar la producción de PDVSA a niveles superiores a 1 millón b/d, PDVSA debe importar cada mes 3,3 millones de barriles (aproximadamente 110.000 b/d) de crudo ligero de 44° API, como Agbami, Akpo y Saharan Blend, lo cual es imposible bajo las sanciones de EE. UU.”, dijo a Platts un funcionario de la compañía bajo condición de anonimato.

PDVSA también planea obtener nafta utilizada como diluyente para transportar crudo pesado del crudo de campo Morichal para mezclarlo en Merey 16. Morichal es operado por Sinovensa, una empresa de riesgo compartido entre PDVSA (60%) y CNPC (40%).

Para impulsar la producción, PDVSA también necesitará estabilizar la producción de la Faja del Orinoco, que se ha reducido debido a cortes de energía. La producción de la Faja del Orinoco se redujo a solo 124.000 b / d el miércoles, frente a los 835.000 b / d de junio, según un informe separado de PDVSA.

“PDVSA tiene pocas opciones para continuar maniobrando”, dijo el funcionario de PDVSA. “En agosto, la disponibilidad de crudo de exportación se reducirá a 637.000 b/d de Merey 16 y Boscan, de los cuales 320.000 b/d están comprometidos a pagar las deudas y a cambio de productos refinados, además de pequeñas cantidades de crudos Laguna y Bachaquero destinados a la empresa Nynas en Europa “.

Según el Plan de Crudos de agosto, PDVSA podrá ofrecer solo 317.000 b/d restantes al mercado internacional.

La administración de Trump dió una exención a las sanciones a Chevron y a cuatro empresas de servicios petroleros de EE. UU. que les permitió continuar trabajando con PDVSA.

La exención, una licencia general emitida por el Departamento del Tesoro de los EE. UU. el 28 de enero, permitió a Chevron, Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y Weatherford International seguir con ciertos actividades con PDVSA. La exención vence el 27 de julio.