Zulia cae goleado 4-0 ante Colón y se despide de Sudamericana

Un Zulia FC ilusionado llegaba con complicaciones logísticas a suelo santafesino, pero con la fe intacta de seguir escribiendo la historia del fútbol venezolano en citas continentales. A su favor ostentaban una ventaja mínima que vislumbraba su posible libreto defensivo en el encuentro.

Por su parte, el Club Atlético Colón venía de perder tres partidos consecutivos, dos de liga local y uno de Conmebol Sudamericana. Alrededor del técnico corrían los fantasmas de un cese inmediato de su trabajo. Asimismo, sobre los jugadores pesaban las críticas de la afición y la prensa especializada.

Al frente tenían un nuevo partido de competencia internacional, la única a la cual se aferran. Debían revertir el resultado adverso en Maracaibo (1-0) y, por supuesto, hacerlo en su ciudad. El escenario era el indicado.

Los locales formaron bajo la enumeración 4-3-3. Buirián regresó a los tres palos. Vigo, Acevedo, Olivera y Estigarribia formaban la línea del fondo. En la mitad de la cancha se agrupaban Zuqui, Lertora y Aliendro, mientras que en el ataque se situaban Rodríguez, Leguizamón y Bernardi. Tres modificaciones con respecto a la oncena del partido en Maracaibo.

Los visitantes Negriazules repetían su clásico 4-2-2. El experimentado Leo Morales en el arco. Benítez, Maldonado, León y Rivillo en la retaguardia. Evelio Hernández y José Martínez en el centro; Zambrano y Feltscher en las esquinas, mientras que Moya y Paredes jugaron en la punta ofensiva.

Primer tiempo dinámico

Con el grito «Vamos, Sabalero, esta noche vamos a ganar«, el conjunto que viste de negro y rojo arrancó el partido buscando ese primer gol que le diera la tranquilidad de empatar la serie a un tanto por bando, sin embargo, pese a la buena dinámica del club, no se consiguió.

Bernardi y Rodríguez comandaron la primera llegada de Colón al área zuliana producto de una buena combinación entre ambos que derivó en un disparo de Bernardi atajado por Morales

La amplia posesión de pelota del Sabalero no se reflejaba en llegadas concretas.

Al pasar el tiempo, el reloj jugaba en contra del local. Situación que aprovechó el Zulia para adelantar líneas y fabricar sus primeras llegadas por contragolpe que resultaron sin efectividad. Un disparo desviado cerca del larguero sería lo más peligroso de los Negriazules.

El basto público que se citó en El Cementerio de Elefantesse desesperaba al no presenciar el grito sagrado. «Movete, Sabalero, movete» fue el cántico que vociferaron las gradas y al que Rodrigo Aliendro respondió con un disparo que se fue rozando la red custodiada por Morales.

Una segunda parte llena de goles

Consciente de la necesidad de marcar un gol y con ello igualar la llave, Pablo Lavallén, director técnico de Colón, sustituyó en el entretiempo a Vigo. En su lugar entraría el colombiano Wilson Morelo. Determinante.

Tan solo un minuto después de su ingreso, en la fracción 47′, Colón encontraría el gol de la tranquilidad en los pies del recién ingresado Morelo, quien luego de una jugada por derecha y centro al área, encuentra el rebote y la envía al fondo de la red para el 1-0.

Inspirados por el logro y por el ánimo y alegría de la gente, los locales continuaron atacando y los Petroleros defendiéndose para aspirar al contraataque. Situación que los puso en aprietos.

Precisamente en un tiro libre al favor del Zulia, el rebote que pegó en la barrera llegó a los pies del colombiano Morelo, quien condució por la mitad del campo y se la cede a Rodríguez, encargado de despegar la marca y enviarla al fondo para un 2-0.

Los puntos de inflexión son circunstancias que marcan a un partido. Al minuto 73′ ocurrió una escena desfavorable al conjunto zuliano, el cual se vio afectado por la expulsión por doble amarilla de su lateral Gabriel Benítez. El nacido en Caracas le pegó un golpe con el codo a Rodríguez, el número 10 de Colón.

Cinco minutos después se presentó un nuevo episodio oscuro para el combinado de Maracaibo. El ecuatoriano Jerry León, pieza clave en el eje central de la zaga, impidió el paso del desequilibrante Morelo en una jugada de contragolpe. La acción lo llevaría a ver nuevamente la cartulina amarilla y con ello una tarjeta que lo envió a las duchas.

Con una ventaja de dos hombres, el club santafesino debía demostrar su superioridad numérica. Un agotado Aliendro le daría paso a Tomás Chancalay, quien sería el autor del tercer tanto que liquidaba el encuentro.

Fiel a pasado reciente en competiciones internacionales, el VAR apareció nuevamente. Luego de una falta radical sobre Zuqui, Luis Paz recibió una expulsión directa al vestuario, sin embargo, ante la observación de sus colaboradores tecnológicos, el árbitro paraguayo Eder Aquino retrotrajo la acción y solo le sacó la tarjeta de advertencia.

Impresiones, desespero y ansiedad fue la cara que mostró el equipo zuliano en los minutos finales. Una versión atípica a la que estamos acostumbrados, producto del desenlace del partido. Un cuarto gol de contraataque cortesía de Lertora sentenciaría el compromiso a 4-0.

Próximos compromisos

Colón de Santa Fe buscará emular este resultado en el torneo local, en el que se ubica a dos puntos del descenso. Enfrentará a Gimnasia y Esgrima el próximo lunes. Posteriormente conocerá quién será su rival de semifinales de Sudamericana. El cupo se lo disputan Atlético Mineiro y La Equidad.

Por parte del Zulia FC, les tocará regresar a tierras marabinas entre este viernes y el sábado siguiente para enfrentar el domingo a Llaneros por la competencia doméstica.

Con este resultado en Conmebol Sudamericana, el Zulia FC cierra su historia internacional, por los momentos, como el único equipo venezolano en lograr una instancia de cuartos de final y una victoria en mencionada fase de un torneo continental.