Tensión y protestas crecen en Bolivia ante cuestionada ventaja de Evo Morales

Sin embargo, imperaba un clima de suspicacias debido a que el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) suspendió la noche del domingo el escrutinio de los votos en un conteo rápido TREP, que fue reanudado tras casi 20 horas de parálisis.

El expresidente de Bolivia Carlos Mesa denunció este lunes un “fraude escandaloso” en el recuento oficial de las elecciones presidenciales, que sitúa a Evo Morales como virtual ganador, reportó por su parte la BBC.

Mesa, quien con el 95% del voto preliminar escrutado se quedaba a 0,1 puntos porcentuales de forzar una segunda vuelta, tachó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) de “vergüenza para el país”.

“Confiamos que la ciudadanía no va a aceptar este resultado tergiversado y amañado“, agregó Mesa.

Después de una jornada violenta el lunes, en la que manifestantes quemaron urnas y sedes electorales, la oposición, sindicatos, organizaciones empresariales y ciudadanos organizaciones empresariales y ciudadanos preparaban nuevas protestas para el martes, pero los actos espontáneos comenzaron en la madrugada.

Las movilizaciones en las calles comenzaron cuando las autoridades electorales, sin explicación alguna, reanudaron el lunes por la noche el recuento de votos interrumpido el día anterior.

Y el recuento rápido de actas (TREP) dio sorpresivamente a Morales un 46,87% de los votos y a su rival, Carlos Mesa, el 36,73%, una vez escrutado el 95,30% de los sufragios.

Las protestas no se hicieron esperar. En Sucre (sureste) y en Potosí (suroeste), enardecidas muchedumbres incendiaron los tribunales electorales departamentales. En La Paz se registraron choques con la policía, mientras la oficina del partido gobernante, el Movimiento Al Socialismo (MAS) era destruida en Oruro (sur).