LA MAYOR Y MEJOR HERENCIA

Gral Ovidio de Jesús Delgado Ramirez-

LA MAYOR Y MEJOR HERENCIA que me dieron mis padres fue una Infancia feliz, además del impecable ejemplo de honestidad y transparencia. Porque a pesar de no vivir en la opulencia por que más bien, diría yo que lo hicimos en la humildad. aprendí a valorar el carrito plástico, las metras, el trompo, el garrufio o el papagayo fabricado con nuestras propias manos. El ser criado en un hogar lleno de amor y de comprensión con mucha disciplina me permitió crecer con los valores y los principios éticos y morales más hermosos que atesoro con mi propia vida y para mí lo más importante “NO ALBERGAR EL ODIO EN MI CORAZÓN”.                                                 

Es increíble pero ni siquiera con quienes dicen que no me quieren, o que les molesto, o que se sienten invadidos en sus espacios de intereses y confort o los que han traicionado la Patria y están en la acera del frente; ni siquiera a esos les deseo mal,  por el contrario les deseo que reflexionen, reconozcan que están equivocados y que se sumen a esta cruzada histórica para poder sobrevivir y superar la crisis mundial que atenta hasta contra la misma continuidad de la especie humana de manera significativa.                                           

Hay muchas personas a quienes no critico,  sino más bien les recomiendo hacer terapias o buscar un especialista que les ayude,  por que arrastran traumas o complejos de su infancia, de su niñez y adolescencia y eso los hace personas amargadas, obstinadas, que andan a la defensiva, viendo fantasmas que no existen y donde no los hay, siempre creen que los demás son como ellos, andan cazando y pensando mal de todo y no son ni dejan ser felices a los demás. Ven a todos como enemigos, se abrigan con las bajas pasiones y siempre tienen agendas ocultas, la miseria humana los invade y son realmente “TÓXICOS”; donde quiera que estén y los pongan, usted puede tenderle la mano para ayudarlos millones de veces con la mejor disposición  y creen que los están llevando a un precipicio, por más que usted intente ganarse su confianza le dan una patada a la mesa cada vez que pueden y te dejan con la mano tendida y dan la espalda así usted venga con la mejor y más sana intención, invocan a Dios como fachada y camuflaje y actúan como el innombrable contrario a Dios, dicen una cosa pero piensan y hacen lo contrario, no tienen palabra por qué no tienen principios ni escrúpulos, son arteros y traidores,  “Que Terrible debe ser vivir así”; presa de sus propios miedos y perseguido de su propia sombra y consciencia. “Zape Gato Ñaragato”; “Pasa Mal Tiempo”. Así dicen en mi pueblo.                     

Yo fui criado en el respeto del vecino, que los fines de semana cuando iba a pescar con mi amado padre al llegar después de quitar las escamas, sacarle las vísceras, ponerles vinagre y sal se le repartía a cada vecino una bolsa de pescados y los domingos que se hacía la olla de mondongo “Divino por demás”, los vecinos venían con su envase a llevar para sus casas, cuantas veces al llegar visita a la casa, me decía mi adorada madre: “Pelon vaya rápido donde Romula o donde los Rusos que me presten unas tazas y me manden un poco de café y azúcar”;  o salía corriendo (Por eso era buen atleta), a la bodega del Señor Zapata o donde Mercedito a pedir un “FIAO”, le anotaban a uno en un cuaderno lo que pedía y mis padres al cobrar la quincena iban revisaban la cuenta y pagaban. Yo fui criado respetando a los primos hermanos que eran así mismo como hermanos, mi padre me llevo a los 5 años con él a la Gallera en la Casa Italia de mi natal Altageacia de Orituco, donde el juez de valla era el profesor “Don Prospero Infante”;  nada más y nada menos que miembro de la Real Academia de la Lengua, allí aprendí que “LA PALABRA” del Hombre es un documento, que “EL HONOR”,  no se negocia, que “LA DIGNIDAD”, no tiene precio y Que “Mas Sabe Diablo por Viejo que por Diablo”. Que hermosos aprendizajes. Nosotros íbamos en familia al río, mis padres cantando a dúo sus canciones de eterno amor con el cuatrico bullanguero y nosotros con los dedos arrugados del frío de Guatopo en Agua Blanca o en la Represa de Guanapito, esa parrilla para mí era lo más exquisito del universo y era “Pajarilla” es decir “bofe” de las vísceras del ganado que era lo más barato para comprar,  unos bollitos que llevábamos ya preparados o pan y cualquier limonada o hasta  agua para hidratar,  pero con tanto amor que no se me borra ese divino sabor y esa imagen de familia y de felicidad que siempre llevaré en mi alma, mente y corazón. Ese bollito con mantequilla o margarina en el desayuno y a veces la “Rayadita de Queso con la tapa de la lata de leche y los huecos abiertos con un clavo”, esa sopa del almuerzo o la pasta a veces con sardina o diablitos, hasta sola pero preparada con una sazón incomparable porque tenía el mejor e inigualable ingrediente secreto universal que a todo le da el mejor gusto “EL AMOR”. Así dicen mis bebés pequeños de 6 y 8 añitos por que los estoy criando con ese mismo ejemplo que me dieron mis padres para darles la infancia feliz a como dé lugar que les permita ser unos adultos felices como yo.                   

Gracias mi Dios, gracias mis amados padres, gracias hermanos, gracias esposa mía, Gracias adorados hijos por tanto amor que me han dado y que me dan. A veces me pregunto si merezco tanta felicidad. Haber nacido en esta tierra de Dios, de Bolívar, de Chávez, de héroes y heroínas, de valientes guerreros, llamada VENEZUELA, estar en la primera fila de la Batalla que estamos librando y en la que convencido y seguro estoy vamos a salir victoriosos, me hace sentir extremadamente orgulloso. Este noble y bravo pueblo que resiste con valor y voluntad inquebrantable de lucha, es el mejor aliciente y motivo de inspiración para seguir avanzando y venciendo día tras día hasta que alcancemos la victoria final que es nuestro único destino “TRIUNFAR”. Nosotros somos los mejores seres del planeta, respetamos a los demás y la autodeterminación de los pueblos del mundo, pero exigimos también que nos respeten a nosotros. El sistema defensivo territorial se viene consolidando,

La Milicia Bolivariana “El Ejército Popular de Chávez”, es una realidad materializada en el pueblo en armas, preparado para una guerra popular prolongada de ser necesario. Ver cómo cada día se fortalecen más nuestras unidades operativas y complementadas con la milicia y la reserva militar y activa, la consolidación de la Unidad Cívico-Militar-Policial como fórmula perfecta e invencible, el crecimiento de los Cuerpos combatientes, el impulso de los CPT, nuestro poder popular organizado y la impecable y magistral Conducción y liderazgo de nuestro Comandante Presidente  Nicolas Maduro Moros digno sucesor y heredero del Legado de nuestro supremo y eternos Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, el digno Ejemplo de Lealtad de nuestro Rafael Urdaneta moderno mi Capitán Diosdado Cabello Rondon Presidente de la ANC y Vice Presidente del PSUV, el extraordinario modelo a seguir por todas las mujeres y hombres de uniforme nuestro MPPPd GJ Bladimir Padrino López, el Guerrero y Aguerrido Comando de nuestro AJ Remigio Ceballos Ichaso al frente de nuestro Comando Estratégico Operacional, nuestros Patriotas COMÁNDANTES de Componentes, los Operativos y Comprometidos COMÁNDANTES de REDIS y los dinámicos y enérgicos Comandantes de ZODI que se complementan con los Comandantes de ADI, APDIS, BPDIS y UPDIS llegando hasta los jefes de Calles y de Familia haciendo el Sistema defensivo Territorial que une los Componentes de Lucha Armado y no Armado una estructura monolítica e inexpugnable, que se convierte en la “Telaraña donde nadie debe entrar, si entran no saldrán y si salen no será por sus propios pasos”. Porque nosotros no los invitamos y no los queremos en nuestro sagrado suelo Patrio. Que orgulloso y feliz me siento de ser venezolano. Que Viva la Patria Carajo. Que Viva mi comandante Chávez. Que viva nuestro comandante presidente. Nicolas Maduro Moros, que viva nuestro Glorioso Noble y Bravo Pueblo. “LEALES SIEMPRE TRAIDORES NUNCA”. “LA PATRIA NO SE VENDE, LA PATRIA SE DEFIENDE”.                                     

Mi Gral. Ovidio de Jesús Delgado Ramírez. Comandante de la REDI No 1 Occidental. 4 de febrero somos todos.                         

Feliz Sábado de Revolución Bolivariana y Chavista. Quédate en casa, tenemos que seguir cumpliendo las medidas sanitarias para poder derrotar el “CORONA VIRUS”. Veamos los espejos de otros países y la tragedia humana que están viviendo por no hacer lo que hacemos en Venezuela cuidémonos y cuidemos a los seres queridos y a todos los venezolanos. “QUÉDATE EN CASA”.