.

El 27 de junio se celebra la Fiesta de Nuestra Se帽ora del Perpetuo Socorro, patrona de los Padres Redentoristas y cuyo icono original est谩 en el altar mayor de la Iglesia de San Alfonso del Esquilino, en Roma.

Esta imagen recuerda el cuidado de la Virgen por Jes煤s, desde su concepci贸n hasta su muerte, y que hoy sigue protegiendo a sus hijos que acuden a ella.

Se dice que en el siglo XV un comerciante adinerado del Mar Mediterr谩neo ten铆a la pintura del Perpetuo Socorro, aunque se desconoce el c贸mo lleg贸 a sus manos. Para proteger el cuadro de ser destruido, decidi贸 llevarlo a Italia y en la traves铆a se desat贸 una terrible tormenta.

El comerciante tom贸 el cuadro en alto, pidi贸 socorro y el mar se calm贸. Estando ya en Roma, 茅l ten铆a un amigo, a quien le mostr贸 el cuadro y le dijo que un d铆a el mundo entero rendir铆a homenaje a Nuestra Se帽ora del Perpetuo Socorro.

Despu茅s de un tiempo, el mercader enferm贸 y, antes de morir, le hizo prometer a su amigo que colocar铆a la pintura en una iglesia ilustre. Sin embargo, la esposa del amigo se encari帽o con la pintura y este no realiz贸 su promesa.

Nuestra Se帽ora se le apareci贸 al hombre en varias ocasiones pidi茅ndole cumpliera, pero al no querer disgustar a su mujer, enferm贸 y muri贸. M谩s adelante la Virgen habl贸 con la hija de seis a帽os y le dio el mismo mensaje de que deseaba que el cuadro fuera puesto en una iglesia. La peque帽a fue y se lo cont贸 a su madre.

La mam谩 se asust贸 y a una vecina que se burl贸 de lo ocurrido le vinieron unos dolores tan fuertes que solo se alivi贸 cuando invoc贸 arrepentida la ayuda de la Virgen y toc贸 el cuadro. Nuestra Se帽ora se volvi贸 a aparecer a la ni帽a y le dijo que la pintura deb铆a ser puesta en la iglesia de San Mateo, que quedaba entre las Bas铆licas Santa Mar铆a la Mayor y San Juan de Letr谩n. Finalmente, as铆 se hizo y se obraron grandes milagros.

Siglos despu茅s, Napole贸n destruy贸 muchas iglesias, entre ellas la de San Mateo, pero un padre agustino logr贸 llevarse secretamente el cuadro y m谩s adelante fue colocado en una capilla agustiniana en Posterula.

Los Redentoristas construyen la Iglesia de San Alfonso sobre las ruinas de la iglesia de San Mateo y en sus investigaciones descubrieron que antes ah铆 estaba el milagroso cuadro de del Perpetuo Socorro y que lo ten铆an los Agustinos. Gracias a un sacerdote jesuita conocieron el deseo de la Virgen de ser honrada en ese lugar.

Es as铆 que el superior de los Redentoristas solicit贸 al Beato P铆o IX, quien dispuso que el cuadro fuera devuelto a la Iglesia entre Santa Mar铆a la Mayor y San Juan de Letr谩n. Asimismo, encarg贸 a los Redentoristas que hicieran que Nuestra Se帽ora del Perpetuo Socorro fuera conocida.

Los Agustinos, una vez que supieron la historia y el deseo del Pont铆fice, gustosos devolvieron la imagen mariana para complacer a la Virgen.

Hoy en d铆a la devoci贸n a Nuestra Se帽ora del perpetuo Socorro se ha expandido por diversos lugares, construy茅ndose iglesias y santuarios en su honor. Su retrato es conocido y venerado en todas partes del mundo.