Comienzan los controles de salud a los pasajeros que lleguen a España

Todos los pasajeros que lleguen desde este miércoles a España por vía aérea o marítima deberán someterse a controles de salud antes de su entrada en el país, que podrá incluir la toma de temperatura, un control documental y un control visual sobre el estado del pasajero. La temperatura será controlada de modo rutinario mediante termómetros sin contacto o por cámaras termográficas para identificar viajeros con fiebre igual o superior a 37,5 grados centígrados, según una resolución de la Dirección General de Salud Pública publicada por el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En consenso con la Unión Europea, España abrió este miércoles sus fronteras a Australia, Argelia, Canadá, Corea del Sur, Georgia, Japón, Marruecos, Montenegro, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Tailandia, Túnez y Uruguay. De acuerdo con la disposición publicada por el BOE, que señala los controles sanitarios que deberán realizarse en los puntos de entrada de España, no se almacenarán datos personales ni las imágenes captadas por las cámaras termográficas, debiendo garantizarse la privacidad del pasajero en todo momento.

Las compañías navieras, bajo la supervisión de Sanidad Exterior, podrán tomar la temperatura a los pasajeros en viaje internacional antes de su llegada a puerto español. En lo que se refiere al control documental, todos los pasajeros con origen en cualquier aeropuerto o puerto situado fuera del territorio español, deberán de cumplimentar un formulario de salud pública.

Las agencias de viaje, operadores turísticos, compañías aéreas o marítimas y cualquier otro agente que comercialice billetes deberán informar a los pasajeros, en el inicio del proceso de venta de los billetes, de la obligatoriedad de presentar el formulario en el aeropuerto o puerto de destino. Asimismo, se avisará en el proceso de registro o check in de la obligatoriedad de presentar el documento a la llegada a España. Igualmente, las compañías de transporte aéreo o marítimo una vez en espacio aéreo o marítimo español informarán a los pasajeros antes de llegar a su destino de la obligatoriedad de presentar el formulario.

Los pasajeros con una temperatura superior a 37,5 grados centígrados o aquellos que, en base a la información contenida en el formulario de salud pública o tras el control visual, se sospeche que pudieran padecer COVID-19 u otra patología transmisible, serán sometidos a nuevos controles sanitarios, con el fin de determinar si existe sospecha de riesgo para la salud pública.

Estas evaluaciones secundarias incluirán una nueva toma de la temperatura y una evaluación de su estado clínico y epidemiológico y, si se confirma la sospecha de que el pasajero pudiera padecer una patología que pudiera suponer un riesgo para la salud pública, se activarán los protocolos de alerta sanitaria. En coordinación con las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas, el pasajero será derivado a un centro sanitario.