Tras 4 meses de injusticias, ¿alguien se acuerda de Renzo Prieto?

En 122 días de detención al diputado por el estado Táchira no le han permitido ni comunicarse a través de una llamada telefónica con sus familiares. La angustia e incertidumbre se acentúan en el núcleo familiar del parlamentario y piden sumar esfuerzos para exigir la libertad del joven político.

“Solo quiero que sepan que mi hermano se encuentra muy mal de salud”, es el mensaje enviado a través de la red social Twitter por el Omar Prieto, hermano del diputado a la Asamblea Nacional por el estado Táchira, Renzo Prieto, quien cumplió este 10 de julio 122 días preso.

El parlamentario tachirense fue detenido el pasado 10 de marzo por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, en un hotel en Caracas.

Cuatro meses han transcurrido desde la aprehensión y a Renzo se le han violado todos sus derechos ciudadanos porque ni siquiera le han permitido comunicarse con su familia a través de una llamada telefónica, dijo a El Estímulo Carolina Prieto, hermana del parlamentario.

Renzo tiene problemas graves de columna vertebral y hasta la fecha (10 julio), no ha sido posible escuchar su voz y que sea él mismo sea quien garantice que está bien, que su estado de salud es óptimo más allá de las precariedades que pueda estar pasando en su injusta encarcelación, precisó la hermana del diputado.

“A la familia Prieto nos parece increíble que no le hayan permitido a Renzo hacer algo tan simple como una llamada telefónica. Nosotros no sabemos nada de él y eso nos tiene muy inquietos”, dijo.

Ante los reiterados llamados que ha formulado la familia Prieto a los encargados de la administración de justicia en el país para que cese la violación a los derechos del parlamentario, Omar Prieto, hermano de Renzo, pidió un pronunciamiento a los compañeros políticos del diputado y los conminó a no dejarlo solo.

“No vemos que nadie se pronuncie o nos ayude para lograr la libertad de él. Les recuerdo que Renzo es diputado y sus compañeros deben hacer presión”, escribió en la cuenta Twitter de Renzo.

La familia no ha podido ver a Renzo Prieto

El pasado 21 de junio, día del padre en Venezuela, Lucas Prieto, padre del diputado tachirense, no pudo esconder la tristeza y la impotencia de saberse lejos de su hijo. Si bien es cierto que no es la primera vez que Renzo pasa una fecha importante lejos del hogar por estar encarcelado, su papá detalló que nada era igual a la actual aprehensión.

Cuando fue detenido en el 2014, Renzo llamaba por teléfono a su familia a diario. El padre y hermanos podían viajar desde San Cristóbal a Caracas para compartir con él un rato, verlo, conversar y saber realmente sobre su estado. Ahora todo es distinto, dijo Lucas Prieto.

“No sé si mi hijo aún lleva la misma ropa que cargaba el día que fue detenido en Caracas, si tiene acceso a un baño o si duerme bien. O si se está alimentado bien. Nada de eso se conoce”, reveló.

Durante la primera detención del diputado, el tribunal 13º de juicio que llevó su caso no tuvo ninguna prueba sobre lo que se le acusaba. Fueron diferidas 32 audiencias durante los tres primeros años seguidos al inicio al proceso. Renzo, finalmente, salió en libertad en junio de 2018 bajo régimen de presentación, algo que siempre cumplió hasta el día de esta segunda detención ocurrida el 10 de marzo de 2020.

El 14 de marzo un tribunal ordenó revocar la medida cautelar otorgada en 2018, le dictó privativa de libertad y decidió que se le abriera juicio por «financiamiento de terrorismo», «promoción del odio» y «asociación para delinquir».

La situación ha marcado un punto de quiebre y separación en el seno familiar. Los Prieto no solo han tenido que lidiar con el fallecimiento prematuro de la madre y la encarcelación injusta del menor de la familia. Lucas, el padre, también ha tenido que despedir a sus otros dos hijos que salieron del país a raíz de las persecuciones por parte de los cuerpos de seguridad.

“Tengo dos hijos que tuvieron que marcharse porque estuvieron a punto de ser detenidos. La presión sobre ellos fue mucha. Al mayor, por hacer publicaciones en sus redes sociales donde pedía justicia y la liberación de su hermano Renzo, en el 2014”.

Lucha en las venas

El deporte y la lucha por lo justo llevaron a Renzo Prieto desde muy temprana edad a incursionar en la política de la mano de la organización Voluntad Popular (VP), llegando a convertirse en diputado (suplente) a la Asamblea Nacional por el estado Táchira en el año 2015.

Antes de esto Prieto ya era conocido ampliamente en San Cristóbal por su generación. Organizaba torneos deportivos en comunidades y en el liceo.

Lucas Prieto señaló que esta condición de su hijo de buscar el bien de los demás a través del deporte que salva vidas ha sido herencia familiar.

“Renzo es un muchacho que siempre ha sido tranquilo. Su afición por el deporte y la lucha social lo hicieron altruista y siempre anda buscando cómo solucionar la vida a los demás. Si creen que con tenerlo preso van a matar sus ideales, se equivocan porque esa lucha se lleva en las venas, es de familia”.

El padre de Renzo Prieto, criticó al «chavismo–madurismo”, por ser factor desintegrador de muchas familias en Venezuela y por llevar a prisión a los jóvenes que disienten.

“El régimen se jacta de decir que predica el amor y la humanidad cuando lo que incentiva es el odio. Dicen ser pacíficos y lo que generan es una guerra psicológica. Alardean de una luchan por el bienestar del pueblo y es lo menos que hacen”.