Apple y Google sacan a Fortnite de sus tiendas de aplicaciones

Apple y Google retiraron este jueves 13 de agosto Fortnite de sus tiendas de aplicaciones, después de que Epic Games, el editor del exitoso videojuego intentara eludir los sistemas para pagar las comisiones a los dos gigantes tecnológicos.

Los desarrolladores deben pagar a las plataformas de descarga de aplicaciones (App Store y Google Play Store) una comisión del 30 % sobre las transacciones de los usuarios, reseña DW.

Pero Epic Games instaló un método de pago alternativo, que permite a los jugadores ahorrar dinero al evitar los sistemas integrados predeterminados, y obligatorios.

Aproximadamente 350 millones de personas han jugado Fortnite desde 2017, año de salida de este shooter de supervivencia que se ha convertido en una estrella en las competiciones de los e-sports.

«Hoy, Epic Games tomó la desafortunada decisión de romper las reglas de la App Store, que se aplican a todos los desarrolladores y están diseñadas para mantener la tienda segura para nuestros usuarios», dijo Apple a la AFP. «Como resultado, Fortnite ha sido retirado de la tienda».

Abuso de posición dominante y prácticas «anticompetitivas»

Los entusiastas de los videojuegos que utilicen dispositivos de Apple podrán seguir jugando, pero ya no recibirán actualizaciones, que pasan por la App Store.

En respuesta, Epic Games decidió llevar a Apple ante los tribunales. El estudio acusa al grupo californiano de abuso de posición dominante y prácticas «anticompetitivas». «Apple es más grande, más poderosa, más arraigada y más perniciosa que los monopolios de antaño», declara la denuncia presentada el jueves en una corte federal.

«Apple se ha convertido en aquello contra lo que alguna vez despotricó. El monstruo que quiere controlar los mercados, bloquear la competencia y asfixiar la innovación», afirma el documento.

Por su parte, Apple se defiende alegando que su política interna para la App Store crea un entorno de igualdad para todos los desarrolladores y a la vez «protege» a los clientes ante posibles fraudes o contenidos no permitidos.

Fuente: DW