Gobierno de Trinidad deporta en bote a 16 niños venezolanos sin sus padres

Lo denunció el comisionado ante la OEA para los migrantes y refugiados, David Smolansky. Aseguró que entre ellos viaja un niño de 4 meses y que los abogados de los familiares habían introducido un habeas corpus que fue ignorado.

gobierno de Trinidad deportó, en bote y sin sus padres, a 16 niños venezolanos, incluido uno de 4 meses, según denunció David Smolansky, exalcalde de oposición y comisionado de la Secretaría General de la OEA para la crisis de migrantes y refugiados venezolanos.

Con esta acción el gobierno de Trinidad vuelve a hacer gala de su tratamiento despiadado a los migrantes venezolanos, alcanzando esta vez proporciones extremas de falta de humanidad. Smolansky calificó el hecho de «dantesco».

Enviar a 16 niños vulnerables por el mar Caribe a Venezuela reviste de grandes peligros que fueron ignorados por el gobierno de Trinidad.

«Los 16 niños deportados por el gobierno de Trinidad corren un gran peligro porque la ruta que utiliza el bote donde los montaron es utilizada por grupos irregulares que se dedican a la trata y tráfico de personas«, aseguró Smolansky.

Los botes llenos de niños venezolanos, incluido el bebé de solo 4 meses, habrían partido el domingo 22 de noviembre al mediodía desde el puerto de Cedros, en Trinidad.

Gobierno de Trinidad deporta niños

Los trinitarios también obviaron los muchos recursos y la petición de no deportación de los abogados de las familias.

«La defensa de estos menores había introducido un habeas corpus y las autoridades trinitarias ignoraron la petición de no deportarlos. Un acto cruel y muy grave», expresó.

Esto se agrava legalmente porque el gobierno de Trinidad y Tobago ratificó la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Convención sobre Refugiados de 1951. Estos instrumentos protegen a migrantes y refugiados contra la devolución. Se espera, por tanto, que el gobierno en el exilio demande a las autoridades trinitarias por la cruel acción ejecutada contra estos niños y sus familias.

Al momento de hacer esta nota, Nicolás Maduro no se había pronunciado al respecto. En su acostumbrada alocución de los domingos, al final de la tarde, se refirió al caso del venezolano insultado en Perú, y las acciones que ese gobierno tomó contra el xenófobo. Pero de los niños deportados desde Trinidad no dijo nada.

En Trinidad hay cerca de 40 mil migrantes venezolanos. Según Smolansky han padecido deportaciones, feminicidio, violencia de género, detenciones y xenofobia. A su decir, todo esto habría sido acordado con Maduro.

La reacción  de los tuiteros, como era de esperarse, fue de desaprobación total a esta violación de los derechos humanos infantiles.