La fuerza Militar continuará teniendo presencia en el Gabinete Ejecutivo

Desde este martes y hasta el próximo 15 de julio, el presidente de la República, Nicolás Maduro, se ha propuesto dar una “sacudida completa” a los mecanismos de gestión de Gobierno para lograr un elevado nivel de eficiencia.

El Jefe del Estado lo anunció la semana pasada, cuando se refirió a la reestructuración de su Gabinete, pero también la revisión de los procesos en ejecución y sus resultados.

Hasta ahora, fuentes cercanas al Gobierno central indicaron a este diario que la presencia del ala militar seguirá manteniéndose dentro del Gabinete.

Los signos más recientes de que el sector militar se planta con fuerza en el tren ejecutivo es el enroque del general Hebert García Plaza, que pasó del despacho de Transporte Aéreo a Alimentación, y el del jefe del Aeropuerto de Maiquetía, general Luis Graterol, quien ahora ocupa el de Transporte.

Para el coordinador editorial de la encuestadora Hinterlaces, Freddy Campos, entre los cambios que podrían registrarse en el Gabinete suena “la designación de la ministra de la Defensa, almirante Carmen Meléndez, como canciller de la República”. Sin embargo, otras fuentes habían asomado que Meléndez podría ir al Seniat. Agrega Campos que en su lugar se encargaría de esta responsabilidad el general Vladimir Padrino López, jefe del Ceofanb.

Por su parte, el ministro de Industrias, José David Cabello asumiría la dirección del aeropuerto de Maiquetía.
Destacan las fuentes que se estaría evaluando la salida de Antonio (Potro) Álvarez de Deportes y se meterá la lupa en la cartera de Agricultura.

El mayor reto del Presidente, quien se ha referido a esta etapa del proceso como el “tiempo de las definiciones”, es fortalecer su liderazgo a lo interno del Psuv y afianzar un equipo de Gobierno cohesionado hacia las metas que, en el corto plazo señalan lo económico. Aspectos como la implementación de un nuevo sistema cambiario (revelado por el ministro Rafael Ramírez la semana pasada); la apertura del debate sobre el aumento al precio de la gasolina, la reforma fiscal y la continuación de los controles de precios son solo algunos de los aspectos que, sin duda, formarán parte de la agenda de revisión del Ejecutivo en las próximas dos semanas.