Grave deterioro en centro de salud en Carabobo impide que sus pacientes se curen

Pacientes que acuden al Centro de Rehabilitación Bella Florida, al sur de Valencia, denunciaron en una manifestación pacífica este 7 de agosto que el lugar ha ido deteriorándose y cada día resulta más difícil hallar la sanación por las condiciones en que se encuentra.

Aclararon que los médicos, junto al personal de enfermería y fisioterapia hacen enormes esfuerzos para cumplir con su trabajo pero deben enfrentar la escasez de medicamentos, de agua, de equipos y otras condiciones adversas como las fallas en el transporte público que se convierte en una incomodidad adicional para los pacientes, muchos de los cuales utilizan muletas o sillas de rueda por sus padecimientos.

Phemi Briceño de Pérez, habitante de Los Caobos y paciente del lugar, refirió que hay niños, adultos mayores y jóvenes que asisten para sus terapias, pero se consiguen que existen espacios que ya no están operativos.

“La unidad de Magneto y de Rayos X no funcionan porque no hay aire acondicionado. El laboratorio tampoco funciona como debe ser, las instalaciones están completamente deterioradas. El baño no funciona, las escaleras están rotas, partidas, y ya los pacientes no suben a hacer ese ejercicio. Muchos aparatos están en malas condiciones. Por eso le pedimos a los entes competentes que nos tiendan la mano y solventen la situación”, enfatizó Briceño de Pérez, rodeada de otros afectados.

 

Juan Palencia, paciente de ese centro de salud, dijo que no hay agua en el lugar porque “supuestamente se robaron la bomba”, por lo que los médicos deben cargar tobos con agua para usar el baño, por ejemplo.

“Tengo como un mes viniendo porque tengo un problema a la altura de la rodilla (…) Yo vivo en la Ciudadela José Martí –como a menos de 10 minutos en carro- pero es un problema, a veces me trae un vecino porque si no es difícil el transporte y caminando no puedo venir”, explicó Palencia que utiliza muletas para desplazarse.

Otra paciente del centro, Aura Violeta Roa, quien vive en el barrio La Castrera, al sur de Valencia, reiteró la dificultad que tienen para movilizarse. En su caso  padece de un problema en la cervical y en sus pies.

“Nosotros necesitamos que el transporte no esté ausente. No tenemos como llegar temprano. Estamos enfermos. Cada ruta la cobran en 10.000 bolívares y esto es de lunes a viernes, dos viajes diarios son 20.000 bolívares y hay problemas con el efectivo, entonces a veces tenemos que venirnos caminando y se me hinchan más los pies”, se quejó Roa que lleva un año como paciente en el sitio de salud.

Los manifestantes solicitaron a los entes del gobierno regional y nacional que se ocupen de resolver la situación porque este centro es de los pocos con que cuentan en el sector de Bella Florida en Valencia.