Arranca la fiesta de Joe Carollo en La Pequeña Habana, con discurso de Pitbull

La política y las malas relaciones que marcaron los orígenes de la fiesta del viernes por la noche se hicieron a un lado para darle espacio a la música, la comida y el arte, mientras una gran multitud llenó la plaza del Parque del Dominó y parte de la avenida 15 en la Pequeña Habana, en el otro lado de la Calle Ocho, para la inauguración de “Little Havana Fridays,” un evento organizado por el comisionado de Miami Joe Carollo.

Carollo, quien está involucrado en una amarga disputa con los dueños de la discoteca cercana Ball & Chain, obtuvo los permisos para organizar su fiesta la misma noche en que se celebraba la antigua reunión mensual Viernes Culturales, que había operado sin permisos durante años.

Los organizadores de Viernes Culturales, entre ellos uno de los copropietarios de Ball & Chain, protestaron. Carollo rechazó la queja como “un montón de tonterías”, argumentando que organizaría un evento más grande y mejor que beneficiaría a todas las empresas cercanas.

Cerca de 1,500 personas se reunieron para el evento, a pesar de una lluvia ligera al principio. Presentadores de América TeVé, uno de los patrocinadores del evento, y una lista de artistas que incluyó a Noelia y Mari Trini entretuvieron a la multitud. El alcalde de Miami, Francis Suárez, y el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, se unieron a Carollo y al comisionado de Miami, Manolo Reyes, para saludar a La Pequeña Habana.

“Vamos a devolver el orgullo y la alegría a La Pequeña Habana”, dijo Carollo, quien fue recibido con vítores.

Más tarde, el Sr. 305, Pitbull, subió al escenario. Aunque algunos esperaban que cantara, muchos todavía estaban lo suficientemente emocionados como para escuchar al rapero hablar con cariño del vecindario y de todo Miami.

“Sin Miami, sin La Pequeña Habana, no habría Pitbull”, dijo.

Pitbull y los políticos dieron a conocer un regalo para La Pequeña Habana, una bandera de barrio, que muestra a un gallo de pie frente a Estados Unidos y banderas cubanas, que están bordeadas por muchas banderas de países latinoamericanos para representar a la diversa población de habla hispana de la zona. La bandera, diseñada por el artista cubano Luis Miguel Rodríguez, debutó más temprano en el día en un evento comunitario separado.

La policía de Miami había considerado cerrar un tramo de la Calle Ocho para dar cabida a una gran multitud el viernes, una opción discutida durante una reunión con Carollo el jueves para analizar la logística del evento. El estado, que mantiene Southwest Eighth Street, no emitió permisos para dicho cierre, y el tráfico continuó fluyendo a lo largo del evento. Por lo general, se tarda más de una semana para obtener un permiso para el cierre de una carretera estatal.

Al otro lado de la calle, desde la plaza y el escenario, la gente examinaba el arte y comía comida de los restaurantes del vecindario. Las empresas de propiedad local agradecieron la oportunidad de vender sus productos.

“Tenemos mucho talento local”, dijo Edin Gutiérrez, un pintor nacido en Cuba.