La dieta mediterránea puede ser un plan saludable para el corazón

Por medio de la alimentación podemos tener varios beneficios. Los alimentos, realmente pueden ayudarnos a prevenir ciertas enfermedades o padecimientos. Por eso, la dieta mediterránea es una excelente opción.

¿Qué es la dieta mediterránea?

Es un tipo de alimentación en la que se debe reducir el consumo en carne roja y carbohidratos. Lo que se busca es principalmente cambiar un estilo de vida para ser más saludable y evitar enfermedades.

Se debe consumir principalmente verduras al vapor, legumbres, pescado y carnes blancas.

El consumo de pan y harinas, debe ser integral. Estos alimentos ayudan a mejorar las funciones metabólicas y establecer los niveles de glucosa en la sangre.

Beneficios de la dieta mediterránea

La dieta se ha asociado con un nivel más bajo de colesterol lipoproteína de baja densidad oxidada (LDL) — el colesterol «malo» que más probablemente forme depósitos en tus arterias.

De hecho, en un meta-análisis de más de 1 millón y medio de adultos sanos se demostró que seguir una dieta mediterránea se asociaba con un riesgo reducido de mortalidad cardiovascular así como mortalidad en general, según la Clínica Mayo.

La dieta mediterránea también está asociada con una incidencia reducida de cáncer, y de las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer. Las mujeres que comen una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva extra virgen y nueces variadas pueden tener un riesgo reducido de cáncer de mama.

Tampoco se trata de eliminar por completo el consumo de grasas, pero sí de sustituirlas por grasas buenas, ya que también son necesarias en nuestra alimentación; para estimular las funciones cerebrales y el metabolismo.

Si a este tipo de alimentación la complementas con actividad física por lo menos tres veces por semana, además de mejorar tu salud, también aportará beneficios en tu apariencia física. Incluso, retrasa el envejecimiento por medio de las células.