Funciones y resistencias de los antibióticos de amplio espectro

Los antibióticos de amplio espectro son aquellos capaces de reducir en gran medida la carga bacteriana, destruyendo una gran cantidad de microorganismos de distintos tipos. Por otro lado, los antibióticos de espectro reducido son específicos de un tipo bacteriano concreto.

Normalmente son bacteriostáticos, es decir, no destruyen completamente a las bacterias. En su lugar, impiden su crecimiento y reproducción. Como consecuencia, la población bacteriana acaba desapareciendo. 


Existe una gran cantidad de antibióticos. Esto se debe al desarrollo de nuevos antibióticos para sustituir a los anteriores, ya ineficaces, como consecuencia de la problemática de resistencia a estos fármacos.

Amoxicilina y ácido clavulánico (AMC)

Este tipo de antibiótico tiene un mecanismo de acción diferente. Se trata de una asociación entre dos compuestos. Por una parte, la amoxicilina impide la síntesis de la pared bacteriana, mientras que el ácido clavulánico preserva la función de la amoxicilina, potenciándola.

Es el antibiótico de amplio espectro más utilizado en España. Se usa comúnmente para tratar infecciones respiratorias. Debido a este uso tan extendido y poco riguroso, el AMC está generando una gran cantidad de resistencias y causando un problema de salud global.

Tetraciclinas

Las tetraciclinas engloban una serie de compuestos con una estructura química y mecanismo de acción común. Todas ellas están enfocadas a inhibir la síntesis de proteínas en la bacteria.

Su uso en medicina está bastante limitado. Esto se debe a sus posibles efectos tóxicos en el organismo. Suelen administrarse para combatir las clamidiasbrucelosis o Mycoplasma.

Cloranfenicol

El cloranfenicol también actúa inhibiendo la síntesis proteica bacteriana. Se emplea para tratar infecciones por Salmonella, y algunas meningitis y neumonías. Este antibiótico interfiere con el funcionamiento enzimático del hígado, por lo que su administración es cuidadosamente valorada.

Las resistencias

Los antibióticos de amplio espectro pueden ser una gran opción para el tratamiento de determinadas infecciones, pero su excesivo uso genera un gran problema sanitario debido a las resistencias.

El problema se extiende cuando dichas cepas resistentes continúan infectando a la población y no existe un antibiótico eficaz contra ellas.

Así mismo, existe el problema de las resistencias cruzadas. Esto sucede cuando, debido a un antibiótico de amplio espectro, un tipo bacteriano se vuelve resistente, además, a otros de espectro reducido.

Por todo esto, resulta fundamental concienciar a la población del peligro del mal uso de los antibióticos. Las resistencias ya están afectando a la salud mundial y conlleva a la aparición de infecciones que, hasta ahora, eran consideradas controladas.