Una picadura de abeja ¿qué hago?

Cuando las abejas pican, liberan una toxina venenosa que puede producir inflamación, dolor y otros síntomas. De hecho, muchas personas son alérgicas a dicha toxina y pueden experimentar síntomas severos. Estos últimos deben ser atendidos por un profesional, ya que pueden causar graves complicaciones en la salud.

5 recomendaciones para actuar ante una picadura de abeja

1. Quitar el aguijón

Cuando la abeja pica, su aguijón suele quedar insertado en la piel. Después de esto, la abeja muere. De hecho, es el único insecto que muere tras la picadura. Otras especies, incluyendo las avispas, conservan su aguijón y pueden seguir picando. ¿Cómo retirar el aguijón?

Para actuar ante una picadura de abeja es importante quitar el aguijón lo antes posible. Sin embargo, se deben evitar métodos bruscos como el uso de pinzas o similares. La forma correcta de hacerlo es raspar suavemente un objeto de borde plano sobre la piel (puede ser un documento o tarjeta de crédito).

2. Lavar con agua y jabón

Uno de los primeros riesgos de las picaduras de abeja son las infecciones. Por este motivo, tras sufrir la picadura, se debe lavar la zona afectada con agua y jabón antibacteriano. Inclusive, el lavado se debe repetir a diario hasta sanar por completo, ya que la infección puede darse en días posteriores.

3. Usar compresas frías

Los síntomas que se desencadenan tras sufrir la picadura pueden ser incómodos o dolorosos. Su severidad depende de la reacción del sistema inmunitario ante la presencia de la toxina liberada por el insecto.

En cualquier caso, aplicar una compresa fría o bolsa de hielo en el área puede minimizar las molestias. Lo ideal es hacerlo durante unos 8 o 10 minutos hasta sentir alivio.

4. No rascar la zona afectada

Muchas personas rascan su piel cuando sienten comezón tras la picadura de insectos. No obstante, esto es un error. Aunque inicialmente causa cierta sensación de alivio, rascar la piel aumenta la hinchazón, prolonga la picazón y eleva el riesgo de infección. Por lo tanto, se debe evitar por completo.

5. Aplicar un producto calmante

La loción de calamina o una pasta de bicarbonato de sodio puede ayudar a actuar ante una picadura de abeja. De hecho, lo ideal es utilizarlas varias veces al día para mantener bajo control el ardor y la comezón. La loción de calamina es un producto antihistamínicodisponible en farmacias.