Final de la Libertadores se muda de Santiago de Chile a Lima

Lima acogerá el 23 de noviembre la final única de la Copa Libertadores 2019 entre Flamengo y River Plate, anunció este martes en Luque la Confederación Sudamericana de Fútbol, Conmebol, que descartó a Santiago de Chile por la crisis social que impera en ese país desde el 18 de octubre.

La decisión se produjo tras más de seis horas de reunión entre los presidentes de los dos equipos y de las federaciones de fútbol de Brasil, Argentina y Chile, en la sede de la Conmebol, donde dará una rueda de prensa su presidente, Alejandro Domínguez.

La Conmebol explica el cambio de sede atendiendo a «nuevas circunstancias de fuerza mayor y de orden público» que «cuidadosamente analizadas y evaluadas considerando la seguridad de los jugadores, el público y las delegaciones, motivaron la decisión de llevar» la Copa Libertadores a Lima.

«La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado», añadió el comunicado.

Lo que la Conmebol no ha definido aún y que lo hará «en próximos días» es el estadio en el que se jugará el partido entre Flamengo y River en Lima.

Si es el estadio Monumental, el escenario que más fuerza tiene por su aforo para 80.093 personas, o es el Nacional, con capacidad para 50.000 espectadores pero que el mismo día de la final, el sábado 23, acogerá un festival de salsa.