Refinería El Palito retoma operaciones con solo 7% de su capacidad

En horas de la madrugada de este lunes, la refinería El Palito, en Carabobo, retomó operaciones a 7% de su capacidad instalada, lo que representa entre ocho mil y diez mil barriles diarios de combustible, de los 140 mil que es capaz de procesar.

Luego de haber estado 13 días en completa paralización debido a fugas reportadas el 21 de julio en las plantas de crudo y fraccionamiento de craqueo catalítico (FCC).

Así lo confirmó a El Carabobeño el secretario ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv) y representante sindical de El Palito, Freddy Alvarado, quien detalló que los operadores de PDVSA se mantienen realizando trabajos de estabilización y recirculación en las plantas, preparándose además para reactivar la producción de GLP (gas licuado de petróleo), escaso en la mayoría de los hogares del país.

Con la refinería Cardón, en Falcón, todavía paralizada y el complejo de refinación carabobeño procesando aproximadamente 10 mil bpd de combustible, en Venezuela se genera un déficit de 78% en la cobertura del mercado interno, que según estimaciones del economista y profesor universitario, Hermes Pérez, durante los meses de cuarentena por la pandemia de Covid-19 se ha mantenido en 45 mil bpd de gasolina.

Se conoció que los 10 mil barriles están siendo obtenidos de la FCC, la cual tiene capacidad para procesar 55 mil bpd de combustible. Esto equivale a 18% del total que pudiera producir solo esa planta. Para el representante gremial de la columna obrera del movimiento Redes en El Palito, Horacio Silva, ese es un porcentaje de producción irrisorio, si se toma en cuenta lo que se necesita para paliar la crisis que mantiene a los venezolanos atrapados en largas filas para intentar surtir algunos pocos litros de combustible.

A su juicio, 35 mil bpd de gasolina es lo máximo que podría llegar a procesar la FCC en las condiciones en las que se encuentra actualmente. Más de eso es imposible, debido a los desperfectos y fallas que ha acumulado durante los últimos años ante la falta de inversión. «La planta está como cuando a una persona le dan 10 ataques al corazón, jamás volverá a ser la misma».

Fuente: Tal Cual