GUAIDÓ Y MARÍA CORINA: DE LA UNIÓN AL RECHAZO